La vida sin sexo. Las consecuencias de la abstinencia sexual

abstinencia sexualLa opinión de los médicos acerca de la abstinencia sexual se difiere. Unos están seguros de que el abandono de la vida íntima es muy útil para la salud, los otros dicen sobre el daño para la salud masculina tanto física, como psicológica. No existe una respuesta inequívoca a esta pregunta. El hecho de que todos los hombres son diferentes y su organismo reacciona de una manera individual a la ausencia de la vida íntima. Por ejemplo, si un hombre está atraído fuertemente con algunos negocios, en algún período de tiempo su interés en el sexo se puede reducir, y el deseo sexual a veces desaparece por completo. En este caso, la abstinencia no es perjudicial para la salud masculina. Las mujeres de los hombres que experimentan ese período, tienen que esperar con calma hasta que la vida íntima vuelva a la normalidad.

Hay los casos cuando la abstinencia sexual puede causar el choque nervioso, ser la causa de neurosis, depresión y otros trastornos emocionales. Un hombre puede comenzar a sentirse impotente, que sólo va a empeorar su estado moral y psicológico. También el miedo al fracaso durante el contacto sexual puede desarrollarse.

Los problemas con la salud debido a la larga abstinencia sexual

Muy a menudo, la falta de relaciones sexuales regulares hace que los hombres e encuentran con los problemas del sueño y el descanso nocturno, lo que conduce a la experiencia de así llamada “neurosis sexual”. Pero esto no es lo peor. Larga abstinencia sexual puede promover cambios en la glándula de la próstata, es decir, la aparición de prostatitis estancada. Muchos médicos creen que la eyaculación es una prevención fiable de la prostatitis, como ocurre durante la limpieza de la eyaculación de próstata. Por lo tanto, esta enfermedad puede estar directamente relacionada con la abstinencia sexual.

Hay otra enfermedad que puede ser causada por la falta de intimidad regular. Entre los médicos hay la opinión de que el órgano sexual del hombre necesita oxígeno para su funcionamiento correcto. El órgano sexual masculino recibe la cantidad requerida de oxígeno durante la erección. Esto explica la era de la disfunción sexual de la edad mediana de muchos hombres. Según esta teoría, debido a la falta de una erección, ocurre un bloqueo de los vasos sanguíneos con el colesterol, que tiene un efecto negativo sobre la salud masculina sexual.

Evitar el problema de la falta de oxígeno sólo puede ser realizada debido a la vida sexual regular. Además, la actividad sexual constante es esencial para el funcionamiento normal de todos los sistemas y órganos del cuerpo masculino.

Los médicos también señalan la importancia de las relaciones sexuales regulares para aquellas parejas que quieren a tener un bebé. La abstinencia prolongada contribuye a la división del esperma y reduce la movilidad de los espermatozoides, que crea complicaciones cuando se trata de concepción de la descendencia.

La importancia de la vida sexual regular para la salud humana

El sexo no es sólo nos da placer, sino también sirve como una buena manera de reforzar y mejorar la salud. Después de todo, la vida sexual de hombres y mujeres tiene un efecto positivo en el cuerpo y todo el organismo.

Durante el acto sexual el corazón bombea la sangre mucho más rápido, con alta presión se precipita a través de los vasos. Esto previene la formación de coágulos de sangre, oclusión de la vena, también es una buena herramienta en la distonía vegetativa-vasculares. Al mejorar la circulación sanguínea, se mejora la oxigenación de los tejidos del cuerpo, la actividad cerebral se activa lo que ayuda a generar nuevas células en el cerebro. Sexo – es el deporte y la juventud.

Sexo regular fortalece el sistema inmunológico – la vida sexual regular favorece a la producción de anticuerpos de inmunoglobulina A que fortalecen el sistema inmunológico, aumenta la resistencia del organismo a las infecciones y previene la aparición de la enfermedad de Parkinson. El sexo es un poderoso antidepresivo y el mejor remedio contra el estrés, es un analgésico eficaz y es especialmente bueno para los dolores de cabeza.

Las mujeres también deben saber que el sexo regular ayuda a mejorar la condición de la piel, el cabello y las uñas, previene las depresiones (debido a la hormona prostaglandina liberada durante el acto sexual) y ayuda a soportar el dolor durante la menstruación (gracias a la producción de la hormona estrógeno). El sexo ayuda a las mujeres a perder peso: durante una relación sexual se quema un promedio de 200 calorías (esto es equivalente a unos 30 minutos de ejercicio aeróbico, 40 minutos de patinaje, paseo en bicicleta 35 minutos o media hora de jugar al tenis). Durante el acto sexual trabajan incluso aquellos grupos de los musculares que no son “sujetos” en cualquier deporte.

El sexo es útil y para la salud masculina. La falta de sexo en la vida de los hombres les envejece prematuramente (la falta del sexo contribuye a la acumulación excesiva de la hormona masculina testosterona, que a su vez conduce a la aceleración del metabolismo de las proteínas en el cuerpo, que le envejece rápidamente), el hombre se convierte ser más demasiado agresivo, mientras que el sexo regular (no menos de tres vez por una semana) limpia el exceso de grasa en el abdomen, la parte de la población masculina de edad 40-55 años se nota la reducción del riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Además la vida sexual regular es la mejor prevención del cáncer de próstata.

Sexo – una de las mejores maneras de combatir el insomnio. Mediante la promoción de la relajación completa, la aparición de sentimientos de paz y tranquilidad, las relaciones sexuales mejoran la calidad del sueño.

El único, sino más bien un punto esencial que hace falta aclarar – el sexo y la salud están vinculados, si mantener una vida sexual regular con una pareja estable. Las relaciones sexuales con diferentes socios a menudo no conducen a una mejora de la salud, sino que pueden crear los ciertos problemas en la vida. El mismo ataque al corazón o cáncer de próstata no amenaza un hombre de familia ejemplar, sino que en esta zona del riesgo están los hombres cambian las parejas sexuales sin pensar. Por no hablar de las delicias de la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual, tales como el SIDA y la hepatitis C.